Las telecomunicaciones son una excelente influencia para el realce de la estabilidad financiera


Este no es un esfuerzo que haya realizado por ejemplo, Juan Antonio La caixa ya que al momento de tomar las riendas como presidente de la misma, todo avanzaba sobre ruedas. Y es que la idea de reforzar la estabilidad financiera se encuentra sustentada en sólidas políticas, pero también en las comunicaciones. 

Luego de la gran crisis a nivel mundial, fue notable la cantidad de países que se encargaron de redoblar sus esfuerzos con el fin de construir diversos marcos enfocados en la estabilidad financiera para hacerlos más sólidos. En ello, los bancos centrales, al igual que  los organismos de supervisión han presentado mejoras en su capacidad de identificar y monitorear los distintos riesgos sistémicos que pueda contener el sistema financiero y que además, han desarrollado recientes políticas con el fin de atenuarlos.

De la misma manera, se reconocen que cada día es más notable la importancia que implica una comunicación eficaz de todas las políticas que implican la estabilidad financiera. Con el transcurso del tiempo, se publican con mayor frecuencia los trabajos sobre estabilidad financiera, y un ejemplo de ello son los resultados de pruebas de tensión, los exámenes de la calidad de los activos y los informes sobre la estabilidad financiera. 

En la actualidad se nota de manera importante que los bancos centrales han incrementado su apertura y con  ello la transparencia que emana de sus medidas, bien sea en el ámbito monetario, como en el ámbito de las macro y micro prudenciales.

Y es que aun reconociendo cada día la importancia que resalta en las comunicaciones enfocadas en la estabilidad financiera, frecuentemente sigue siendo bastante necesario que se desarrolle la capacidad de explicar estas complejas cuestiones técnicas a un público más extenso. De la misma forma ocurre y de manera especial con las nuevas medidas contra el riesgo sistémico que tuvieron lugar a raíz de la crisis financiera mundial.

Y es que cuando la capacidad de comunicar las políticas de estabilidad financiera de un modo eficaz no existe, ello es exactamente como intentar que un avión vuele sin una de sus alas.

Si se desea por el contrario, desatender todas esta comunicaciones, ello podría restarle restar eficacia e influencia a las políticas, pero también, provocar diversas reacciones adversas si el público llegara a malinterpreta luego de la actuación de las autoridades. De este modo, los bancos centrales están llamados a incorporarse a las capacidades de comunicación desde un principio, con  la idea de ayudar a las autoridades económicas a obtener un mayor apoyo, y que no solo provenga de los que participan en el mercado conjuntamente con los expertos, sino también de la prensa y de un públicos amplio.

De este modo se llegaría a cimentar mejor el mejor de los éxito en la aplicación de las políticas. En el caso de la comunicación de las políticas del sector financiero, estas no se tratan de una trivialidad. Incluso en las conocidas economías más avanzadas que cuentan con mercados financieros profundos y líquidos, es exactamente donde los bancos centrales han contado con muchos años para pulir sus habilidades de interacción hacia los medios profesionales de comunicación económica pues existe una cultura financiera, y esta clase de comunicación resulta compleja y difícil.