El negocio de la marihuana ya abarca un número importante de países


Al momento de ser aperturado en diversos países el consumo legal de la mariguana como elemento de uso medicinal, pasó a ser historia el hecho de que el cultivo de semillas regulares de marihuana con terpenos fuera ilícito y que además se había encargado hasta entonces de proporcionar US$ 141.000 millones, conformando parte del mercado minorista de la misma, donde Sudamérica era quien aportaba unos US$4.200 millones.

Los consumidores recreativos de cannabis son los que más se han visto beneficiados por medio de la venta sin prescripción de la sustancia, desde que ésta se declaró ilícita de acuerdo a declaraciones de la Comisión Interamericana para el Control del Abuso de Drogas (Cicad), la cual indica que el monto de consumidores puede alcanzar quizás unos 180 millones sin hacer mención de quienes la consumen por razones medicinales.   

La naciente industria alrededor del mundo ha abierto sus puertas en diversos países, la cual tiene su origen en la legalización de la marihuana tanto para uso recreativo, como medicinal. Más de una decena de naciones se encuentran participando de tal proceso cuya finalidad es incrementar las ganancias a diferencia de lo que se venía haciendo hasta entonces a manos del conocido mercado ilícito.

Los países que encabezan el listado lo encabezan Estados Unidos, México, Uruguay, Chile, Brasil y Colombia, en los que el uso médico también ha abierto los caminos del negocio a otros lugares como Austria, Bélgica, Canadá, República Checa, Holanda, España, y otros.  Pero más allá de ello, los analistas sobre temas relacionados  se han planteado que la industria cuyas bases se encuentra en la marihuana, se trata de la menos fuerte, considerándose esta como una de las más sencillas comparadas con otras como la de la heroína o la de la cocaína. 

Es conocido que la industria de la marihuana no alcanza a mover las sumas de dinero que si llegan a hacer las otras industrias, pues no se trata de un producto que sea costoso, debido a que su precio en el menudeo no resulta tan exorbitante si los comparamos con las otras. De esta manera, diversos países en el continente americano, aparte del pionero en ello Estados Unidos, se han animado con la idea de apostar al cultivo y al consumo de forma legal de la planta.

Un ejemplo de ello, lo encontramos a manos del reconocido inversionista George Soros quien se encargó de donar un US$ 1 millón a la campaña que se realizo en favor de lo que se conoce como la Propuesta 19, la cual tuvo como finalidad la legalización de la posesión de cantidades pequeñas de marihuana y con ello que se permitía su venta al por mayor a partir del año 2010. El mismo año, la industria alcanzó a movilizar US$ 15.000 millones, los cuales le reportarían al Gobierno de Estados Unidos alrededor de US$ 1.500 millones por concepto de recaudación de impuestos. 

En el mismo país, se encuentra otro estado que apostó a las oportunidades económicas que ofrecía la legalización de la marihuana fue Colorado donde se vivió un proceso propio de las sociedades que son menos liberales que comienzan autorizando la marihuana medicinal, para más tarde dar paso a su uso recreativo.